Ya no se estilan los reportajes fotográficos de boda como los que se hacían antes en las que los novios y las familias aparecían posando de forma estática.

La nueva tendencia, llegada de Estados Unidos, son fotos mucho más dinámicas, donde se destacan los detalles y se intenta transmitir fundamentalmente lo sentimientos y sensaciones de un día tan importante.

Para lograr un buen reportaje creo que es imprescindible que exista complicidad entre los novios y el fotógrafo. Además de contar obviamente con un buen profesional que sepa lo que hace.

Y para muestra un botón.

Imagen

Imagen

Imagen

¿Qué os parece esta nueva tendencia en fotografía de bodas?